martes, 4 de junio de 2024

EL VALOR DEL OTRO



Se acerca el invierno y las historias lo convocan, como ésta. Mariano Cossa, músico de teatro, compositor de numerosas puestas tanto en el ámbito oficial como en el teatro independiente, autor y director de la premiadísima "Chocolate por la noticia. Las mujeres también cuentan" (2018) y de la dirección general de "Fausto Criollo - La folclópera" (2017), dos notables versiones del teatro para las infancias y adultos en la titiritezca, nos convida esta temporada, una de frío que dejará en el espectador más de un aprendizaje. 
Los pingüinos advierten que el sol se aleja de su latitud sur, su tierra, la de los Emperadores. La pingüina Marilina, muy pequeña todavía, transita sus días en La Colonia. Dialoga con su amiga Alba, una albatros que está a punto de emigrar con su familia entera, en busca de temperaturas cálidas. Son títeres con gracia, desde su diseño y realización hasta su manipulación directa, en la interpretación deliciosa de Sandra Antman y Laura Fontenla. 
Detenida en la dupla, se percibe un diálogo compositivo dinámico, que aporta voces empáticas, generando el modo adecuado para que el pequeño espectador pueda ingresar en los perfiles de cada personaje. Las miradas de Marilina y Alba, el movimiento de sus cabezas y alas son logros del diseño, la realización y la articulación sutil de estos títeres de mesa.
La estética en la vestimenta de las intérpretes acompañan la idea afectiva de aproximarse tanto a la platea como a sus figuras. Vestidos largos, manos enguantadas, siempre ubicadas por detrás de los muñecos, con rostros descubiertos, pero sin interferir el relato con su propia gestualidad. Todo el gesto lo gana el títere. 

La solidez de Sandra Antman y Laura Fontenla en el retablo

Alba parte y a Marilina la tienta el mar. Sabe que el sol estará oculto por largo tiempo y va tras él, pero sola. En sus recuerdos, repiquetea la recomendación de sus padres, que  machacan una y otra vez: "es la fuerza del grupo lo que nos mantiene vivos", máxima que intensifica el valor de la unión, reduciendo riesgos. 
El cuento tiene además, otra instancia narrativa, a cargo de Ema Peyla, que de a ratos, informa con encanto, detalles de la hazaña, mientras las titiriteras preparan el retablo con agilidad, para la escena que sigue. También, la intérprete interviene a la hora de la técnica de sombras, cuando participa en la articulación de figuras, en un cuadro íntimo y bello entre la pingüina y sus pares. 
La historia avanza sobre una escenografía con buenos recursos, sólo los necesarios, lo cual dispara en la platea una mayor imaginación para la aventura que enfrenta la protagonista. La música, el diseño sonoro y un convincente trabajo de manipulación de ambas intérpretes narran el peligro del hondo y gélido mar, la peripecia para sobrevivirlo, la sensación de un fugaz desamparo, el auxilio de una gran aliado.

La gracia de los títeres 

Un cuento sencillo, cercano al espectador al cual está dirigido, que se propone mostrar la formidable andanza de crecer. En la palabra valiosa de una gran conocedora de la niñez y de los títeres: "Para crecer no hay camino marcado", Silvina Reinaudi (de la entrevista realizada por la autora de este texto a la titiritera argentina en "El teatro de grupos, compañías y otras formaciones, Micropoéticas II", Ediciones del CCC, 2003).
Claramente, la riqueza de la experiencia adquirida vuelve con cada quien a casa. Otra vez, el Grupo Asomados y Escondidos vuelve a estampar su sello, con hacedores que saben trabajar para las infancias y una platea con expectación muy alta. 

👏 ENTRAÑABLE
      Por Patricia Lanatta

➥MARILINA Y EL MAR
Autor/
Mariano Cossa
Intérpretes/
Sandra Antman, Laura Fontenla, Ema Peyla, Gricelda Rinaldi 

Escenografía/
Ema Peyla, Gerardo Porión 
Diseño de títeres y objetos/
Ema Peyla 
Realización de títeres/ 
Gerardo Porión 
Realización de vestuario/
Florencia Picilli 
Música/
Mariano Cossa 
Diseño de iluminación, fotografía y diseño gráfico/
Ema Peyla 

Producción general/
Grupo Asomados y Escondidos
 
Dirección/
Mariano Cossa, Ema Peyla

➥A partir de los 4 años

Funciones/
Domingos, 15 h.⟶Del 2 al 30 de junio
UOCRA CULTURA
Rawson 42

Sábado 15 de junio, 17 h
LA CARPINTERÍA 
Jean Jaures 858

martes, 21 de mayo de 2024

LA HUELLA DE OFELIA



La Compañia Paprika teatral, procedente de Villa Regina, Río Negro, en su gira 2024, visitó Buenos Aires y dejó su estela. Paula Quintana, actriz, titiritera, dramaturga y artista visual, con trabajos tales como los galardonados República Análoga y Quster?, por nombrar los más recientes, deslumbra una vez más al espectador, en un espectáculo que va más allá de la ficción.  
Expediente Ofelia es una versión libre de "Hamlet", el clásico e infinito texto de William Shakespeare, que pone mirada en Ofelia, personaje secundario en la obra original, para interpretarlo con títeres, figuras planas, objetos, sombras, música, pintura y multimedia. Pero iré por partes, porque este unipersonal tiene más de una capa narrativa; se fragmenta la dramaturgia del texto y también, la puesta en escena, una labor destacada.
Quintana encarna a una actriz investigadora que comparte un sueño. En él, Ofelia y Hamlet se presentan como niños enamorados. Esta imagen poderosa de la infancia (ausente en la pieza shakesperiana) le dispara una apasionada búsqueda. Para ingresar a la intimidad del personaje, la intérprete decide internarnos en la tragedia y habilita el teatro dentro del teatro.
Sobre el escenario, el espectador encuentra un dispositivo que es biombo, retablo, pantalla y aún más. De manera coreográfica, Quintana despliega los personajes.
Yorick, el bufón de la corte, es un cetro títere de manipulación directa, articulado por la actriz, que a su vez, es su doble, con su cuerpo, voz e idéntica máscara, potenciando así los matices del personaje. Sus chistes burdos, alrededor de las fiestas en el palacio, su deformidad, sus juegos con el pequeño Hamlet, cargándolo en su espalda. En verdad, Yorick ha muerto, sin embargo, revive en el títere y en la intérprete para correr el velo de otra trama en Elsinor.
          
Yorick nos advierte 
sobre la existencia humana:
... Al final, bajo la tierra, todos habremos 
de experimentar la misma transformación

Paula Quintana, alternativamente en los roles de actriz, narradora y titiritera, reconstruye a Ofelia. Sabemos que su condición de plebeya no le permite amar al príncipe de Dinamarca -según la regla y costumbre palaciegas-. Una acuarela nos acerca su rostro puro, pleno de vida, una figura de Tarot, su temprano romance. Sabemos que pierde a su padre, Polonio, por obra de un Hamlet, enloquecido. La técnica de sombras nos muestra las manos de Ofelia, sosteniendo hierbas aromáticas: "Salvia, romero y tomillo, para aquel que fue mi amor". Un saber que poseía, que la diferenciaba. El canto de la intérprete dice de su amor y pena. Un cofre y una carta, leída poéticamente por una voz en off, recrea el adiós del príncipe a su amada: "Al ídolo celestial de mi alma". El títere, de manipulación directa que la encarna, es abrazado por la titiritera, que le da vida y presta su mano, en una profunda simbiosis. Ella renunció al amor. Él, en su plan por vengar la muerte de su padre, le ha mentido y su palabra violenta, la ha atormentado. La reina Gertrudis, madre del príncipe, nos describe su muerte, mientras un audiovisual nos la muestra perdida en su dolor, caminando, descalza, sobre la rama de un árbol, junto al río: "ese que no la retuvo".    


La mano prestada fortalece el vínculo 
entre títere y titiritera 

Expediente Ofelia es una obra plena de sutilezas. Se percibe en la concepción de la poética  de objetos y títeres, las marcas de Ana Alvarado y Daniel Veronese, artistas que influyeron en la formación de la intérprete. El espectador se ve envuelto en la ficción y va, como la investigadora, tras Ofelia. 
El juego de luces, con sus contrastes y sobre todo, en la generación de penumbras, permite meternos en el clima de poder, traición, locura y muerte. Ámbar y blanco señalan un tiempo presente; magenta, rojo y azul, tiempo pasado y onírico; verdes y turquesas, las aguas que arrastran a la doncella a la eternidad. La luz de una linterna, manipulada por la protagonista, sobre los objetos, genera plano detalle y subraya existencias.
La música medieval es preciosa y nos transporta justo allí, al corazón de la tragedia. Basada en melodías profanas de la época, nos invita a percibir las diferentes texturas musicales. Acordes, que apelan a una caja musical, persisten más allá de la función. Al mismo tiempo, todo un paisaje sonoro se expande en sintonía: el río resonando, el canto de pájaros, pasos en la fosa donde descansan Yorick y Ofelia.
La puesta se vale de objetos que documentan: botones, escudos, dije, llave. A su vez, el objeto-personaje toma su rol dramático en el teatro dentro del teatro, que homenajea a "la ratonera" del escritor inglés. En las manos de la titiritera, caballos de ajedrez, copas con coronas nos narran las partidas de Laertes, Gertrudis, Claudio y el infortunado príncipe. De nuevo, el poder, la traición, locura y muerte.
El diseño y realización de títeres comprende un trabajo integral, de gran expresividad: los materiales empleados en la máscara del bufón, cabellos y ojos de Ofelia aportan gestualidad.

Una diversidad de recursos 
se ensamblan para el relato

El punto de inflexión del expediente es la conexión Shakespeare (The Shakespeare connection), una red internacional de actrices, descendientes de personas reales en las que el autor se inspiró. ¿Acaso existió una joven, que vivió un romance en Elsinor con el príncipe de aquella corte, una mujer con saberes en la botánica medicinal, que el escritor supo poetizar en su obra?
El espectáculo habilita una dimensión digital. La investigación salta de la ficción a la realidad y nos interpela, como "Hamlet", sobre la existencia humana. Adentrarse en el universo de Paula Quintana es encontrar la huella de Ofelia.  

👏DEVELADORA
     Por Patricia Lanatta 

➥EXPEDIENTE OFELIA
Versión libre de Hamlet, de William Shakespeare/
Paula Quintana
Idea original, dramaturgia/
Paula Quintana

Interpretación/
Paula Quintana

Diseño y realización de escenografía, títeres, objetos y mecanismos/
Fernanda Bohigues, Tatalo Muzzin, Paula Quintana
Vestuario/
Fernanda Bohigues
Diseño y realización de luces/
David Fernández
Música original/
Esteban Quintana
Operación técnica/
Anabel Fontena, Sofía Romano
Diseño gráfico/
Garza Bima
Diseño web/
Juan Rolón
Fotografías/
Paula Quintana, Sofía Romano,
Fotomontajes
Miguel Barbero, Esteban Quintana
Audiovisuales, multimedia/
Päula Quintana

Ofelia niña/
Juliana Morais Giusiano
Hamlet niño/
Milton Muzzin Quintana
Voz de Hamlet/
Antón Deputat
Joselyn Bell/
Jos Bell

Colaboración autoral/
Guadalupe Berbih, Daniel Casablanca, Majo Fernández, Silvina Mañueco, Amanda Pisano, Guillermo Troncoso
Asistencia en dramaturgia/
Patricia Signorelli
Asistencia en coreografía/
Mariana Lynch
Asistencia en escenografía/
Inés Sceppa
Asistencia de dirección/
Silvina Mañueco

Dirección y Puesta en escena/
Guillermo Troncoso

Producción y dirección general/
Paprika teatral

➥Web

Gira 2024
Funciones/
Río Negro/
20 y 21 de abril ⟶Dante Alighieri, Villa Regina
27 de abril ⟶El Biombo, Fiske 
5 de mayo Teatro de la Barda, Río Colorado
Buenos Aires/
10 de mayo ⟶Las 4 plumas Club de Arte, San Andrés
11 y 12 de mayo ⟶La Gloria. Espacio Teatral, CABA